LORCA Y EL MUNDO ASIÁTICO: LA UNIVERSALIDAD DEL TEATRO LORQUIANO

Dicen que el teatro refleja la vida y el pensamiento de la gente en cada país. Es cierto, ¿pero hay algo más detrás de la historia o los escenarios, algo que no se puede decir de qué país es? Virginia López Recio dice que la explicación para el fracaso del teatro de Lorca en Nueva York y su éxito en Grecia es la forma de vida mediterránea reflejada en él.[1] ¿Es verdad que el teatro del granadino sólo llega al corazón de los mediterráneos con culturas comunes? A pesar del mundo andaluz en el que se ambientan sus obras, el teatro de Lorca va más allá de un teatro de costumbres andaluzas, más allá de la costa mediterránea. Es un teatro humano que cuenta la angustia de la vida humana causada por la lucha entre lo instintivo y lo cultural. Por eso, es universal y los espectadores en cualquier parte del mundo lo pueden entender y apreciar.

Como las obras de Shakespeare emocionan, a lo mejor más que a los ingleses, a la gente de color en África y América, las obras de teatro de Federico García Lorca conmoverán más a la gente en Asia, donde las creencias y las costumbres tradicionales conviven con la modernidad y hasta juegan un papel importante en la vida cotidiana.

La sociedad tradicional machista presentada en las obras de Lorca existía y sigue existiendo en casi todos los países en Asia. Las mujeres de nuestro continente eran y, en muchos países, son seres confusos cuyo único significado de vivir es obedecer a sus padres, casarse y tener hijos. Las mujeres que no cumplen estos “deberes” de buena mujer son criticadas o castigadas por la sociedad, y no pueden hacer nada más que aceptar su situación y sufrir.

En Yerma, la protagonista se preocupa por no tener hijos. Esta preocupación se convierte poco a poco en obsesión y le lleva a su final trágico. A las mujeres de hoy nos costará un poco entender el sufrimiento del personaje o algunas dirán como la Muchacha 2 ͣ en la obra: De todos modos, tú y yo, con no tenerlos, vivimos mas tranquilas. Yerma, en cambio, sufre, no sólo por las críticas o los cotilleos de la gente, sino también por su propia intención de ser buena mujer, una intención que al final no da ningún fruto, como exclama la protagonista: Ojalá fuera yo una mujer. Nuestras abuelas o bisabuelas entenderían perfectamente el sufrimiento de Yerma. En Tailandia, por ejemplo, hace mucho tiempo las mujeres estaban todo el día en casa haciendo las tareas domésticas, porque no podían buscar trabajos fuera de casa. Nacían para ser hijas obedientes y luego esposas, también obedientes, que daban muchos hijos. ¿Y qué pasaba en nuestro país en aquella época cuando una mujer casada no tenía hijos? Cuando un matrimonio no tenía hijos, la culpa era siempre de la mujer. La suegra buscaría otra mujer para su hijo con tal de tener nietos y la pobre mujer, sin la opción de divorciarse o volver a la casa de los padres, viviría en la casa del marido como un ser invisible y sufriría cada día viendo el cariño que mostrarían la suegra y el marido hacia la otra mujer y sus hijos. La misma situación todavía existe en los pueblos fuera de la capital. A pesar de la posibilidad del divorcio, las mujeres tailandesas en el campo siguen siendo dependientes por la falta de educación y las costumbres tradicionales que tienen más presencia que en las grandes ciudades. Su única forma de sobrevivir es casarse, obedecer al marido y sus padres sin condición y tener hijos. Saben solamente lo que los padres dicen que deben saber, igual que Yerma: Las muchachas que se crían en el campo, como yo, tienen cerradas todas las puertas. Todo se vuelve medias palabras, gestos, porque todas esas cosas dicen que no se pueden saber. Leer más…

Categorías:Libre opinión

“Una Madre Mentirosa”

Cuando hablamos sobre “los mentirosos”,  normalmente pensamos en la gente que nos engaña por su beneficio.
Pero tengo una historia que puede cambiar vuestro pensamiento.
He leído esto en mi correo y me impresiona mucho. No sé que ya habéis leído. Si todavía no, quiero que leáis esto. Leer más…

Categorías:Libre opinión

¿El comercio y la mentira?

29 agosto, 2010 9 comentarios

El Tema para escribir esta  entrada nueva, creo que es más difícil que todas entradas he escrito porque el tema de esta entrada  es sobre la mentira que podemos escribir sobre cualquier cosa. Además, supongo que normalmente muchas personas tienen las ideas similares. Es decir, la mentira es mala si hablamos en general.  Sin embargo, en algunos casos, la mentira es  una cosa buena especialmente cuando hablamos de médicos que ayudan a animar a los enfermos. Entonces, siento que escribir o analizar sobre este tema en diferente de los demás  es muy difícil. Leer más…

Categorías:Libre opinión

La mentira más cruel = la que te haces a ti mismo

29 agosto, 2010 5 comentarios

La mentira más cruel = La que te haces a ti mismo

Pues no sé, la calificación de las mentiras según su grado de crueldad es muy difícil porque no todos tenemos el mismo concepto de crueldad. Pero me parece que mentirse a sí mismo es lo más cruel. Eso es como el pecado más cruel al mismo que suicidarse.

(Yo no creo que mentirse a los demás y mentirse a sí mismo sea exactamente lo mismo. Es decir que es verdad que mentirse a sí mismo implica necesariamente mentirse a los demás. Pero mentirse a los demás no necesariamente es mentirse a sí mismo.)
Leer más…

Categorías:Libre opinión

Mi punto de vista sobre la MENTIRA

  

¨… todo lo que sube tiene que bajar– o sea, todo lo que va, siempre regresa

¨…Go Hok Nan Taai Tok Na Rok, quien hace mentira, irá al infierno…¨

  Leer más…

Categorías:Libre opinión

El Juego de Mentira: Sois Crédulos ???

29 agosto, 2010 4 comentarios

El Juego de Mentira: Sois Crédulos ???

            Para no ponerse tan serio por el trabajo de Blog, quiero presentaros un juego muy divertido, “El Juego de Mentira” 

Leer más…

Categorías:Libre opinión

¿Porqué decís mentiras?

29 agosto, 2010 4 comentarios

         

 

          Si alguien dice que nunca dijo mentiras, yo no creo. Para mí, es una mentira porque pienso que todos han dicho mentiras una vez en sus vidas. Estoy segura de que todos no pueden evitar la mentira porque es una parte de la vida y del comportamiento normal  de los hombres. No importa como somos buenas personas, hemos dicho mentiras. Algunas veces no sabemos que mentir. Es posible que digamos mentiras en nosotros mismos, por ejemplo, digamos nosotros mismo que tenemos buenas físicas pero de hecho no es eso. Es decir, Nos mentimos para que nos sintamos bien.

Leer más…

Categorías:Libre opinión
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.